Ll(amar)te

Te daré nombre para que hablen de ti;
te daré nombre para que sepan quién eres,
te daré nombre para presumir de ti,
te daré nombre para que existas aquí.

Te daré nombre, aunque no lo necesite,
porque todas las cosas te hablan,
todas las cosas te reflejan,
todo mi ser es el tuyo,
todo somos tú.
O yo.

Te daré nombre
y lo usaré para llamar a la felicidad,
llamarte todos los días,
para cantar en la ducha,
sin descanso,
para dormirme en la cama,
y soñar dulces sueños,
Y para no sufrir de los males
que me da no amar.

Te daré un nombre con el que acariciarte,
con el que encender el color de tu piel,
con el que susurrarte y al suspirar
con el que arrancarte gemidos y aullidos.
Te daré nombre, sí.
Te llamaré Amanda.