Perturbadora mutabilidad

La perversión ataca,
hundiendo las barreras
que cuidadosamente
pusimos a nuestro alrededor.

Te protegerá,
sobrevivirás.
Te cuidarán,
te amarán.

Impulsos suprimidos,
ocultos,
ahora toman el mando,
ahora que la razón
perdió.

Sin necesidad de justificación
enciendo ahora un fuego
y los augurios anuncian
que crecerá.
A veces en desmedida
forma.

Esas mariposas desaparecidas,
despiertan ahora de la muerte
teñidas de negro,
dejando tras de sí un rastro
de alquitrán que huele a vida.

Las piedras vuelven a hablarme.
y los colores, y la oscuridad.
Y la sangre que late en mi
pidiendo salir,
aunque sabe bien que la piel
arde intocable.

He pecado una vez más,
he cruzado la línea.
He matado otra promesa
y me he sentido bien.

Hasta el momento mi conciencia
decía no,
ahora mi instinto me dicta
seguir ese camino.

Y ahora moverme
es mi estilo de lucha,
escuchar solo una herramienta
para cazar.

Gira, gira,
girad, ruedas,
que cambiar sigue siendo
la regla primordial.

Leave a Reply